lunes, 15 de julio de 2013

Lágrimas de aguanieve



Cuando tú callas mi cama se envenena,
y mis historias son difusas
y mi intimidad es traicionera.
Cuando tú callas mi almohada es de piedra
y mi mundo es un colchón
sobre el que doy vueltas y más vueltas.


Cuando tú gritas me sangran las fuerzas
y vuelan trapos sucios
y la frustración se pone en venta.
Cuando tú gritas la puerta queda abierta
a “para siempres” olvidados,
a que tus “te quieros” no convenzan.


Cuando tú lloras…
Cuando tú lloras me congelas
y tus sollozos son temblores
que remueven parte a parte
cada parte de mi tierra.
Cuando tú lloras tus lágrimas caen lentas
como lágrimas de agua nieve
que de camino hacia tus dientes
brotan, flotan y hielan.

1 comentario:

  1. Vaya, me has dejado impresionada. Me ha encantado. De verdad.

    ResponderEliminar